viernes, 25 de mayo de 2007

Come to Montequinto

Hoy es viernes y son casi las 9 de la noche. Después de la siestecita cervecera (los viernes son peligrosos) estoy escuchando y disfrutando tranquilamente del cojonudo "Ash Wednesday" de Elvis Perkins, folk-pop pausado, cuando se suma al croar constante del grupo de canis que trapichea habitualmente debajo de mi ventana... ¡una banda de cornetas y tambores tocando marchas de Semana Santa!
.
Recordemos: vivo en Montequinto, una barriada de Dos Hermanas, a 10 minutos de Sevilla. No tengo cerca más iglesia que la parroquia del barrio, un edificio bajo y amazacotado que no debe tener más de 20 años, pero en esta última semana he disfrutado de:
.
-El Domingo, cohetes y petardos arrojados a las 8 de la mañana por las carretas que se dirigen a la iglesia para desde allí iniciar la Romeria de la Virgen de Mbestiga.
.
-El Martes, atasquito criminal a las 4 de la tarde originado por un par de tractores que van al Rocío, y que no tienen mejor hora que ésa para parar en la puerta de la parroquia (en una calle con un sólo carril de sentido único que es la única forma de llegar a medio barrio, teniendo en cuenta que la otra mitad está levantada por las obras del Metro) y arrancarse a tocar con los flautines y los tamboriles, oleeeeeeole oleoleole oleoleoleoleole...
.
-Hoy Viernes, recital de trompetitas penitentes... estamos terminando Mayo... la Semana Santa pasó hace más de un mes...
.
Y esto, sin tener en cuenta el maravilloso recital de campanas pregrabadas que me deleita cada cuarto de hora todas las tardes. Y no vivo en el centro de Sevilla, con una iglesia cada 100 metros. Y subo el volumen de la música mientras suenan "Moon Woman Pt. II" o "While You Were Sleeping" y abro las ventanas para difundir la buena nueva, pero ellos siempre tocan más fuerte...

1 comentario:

fandamia dijo...

y eso que vives en Montequinto..
miralo por el lao bueno.. en estos dias habrá un viaje de gilipollas menos en la ciudad y eso se agradecee